Marilya PC
Sobre Porqué Marilya PC Se Rapó

Esta es Marilya rapada.

Entrevista a Marilya PC

Tenemos con nosotros una escritora que rompe los esquemas de lo que habitualmente conocemos. Ella realiza un trabajo para lectores y seguidores muy particulares. En todo el mundo es conocida como ‘La Escriba’, pero por ser su trabajo en español lo es especialmente en Latinoamérica. Su nombre es Marilya PC y las personas que la leen se interesan en la transformación personal, en el cultivo de la mente y en la comprensión del mundo desde una visión interconectada, si le podemos llamar de esa manera.

—Bienvenida, Marilya.

—Gracias por la invitación.

— ¿Cómo te describes tu? Eres escritora, pero eres una escritora distinta.

—Hace años me hacía esa misma pregunta y antes de dormir siempre pedía que encontrara una manera de conceptualizar mi trabajo. Es que me sentía desubicada, como en dos mundos.

— ¿Y te funcionó?

—Sí. Una noche tuve un sueño en el que iba caminando con Juan el Bautista y nos cruzamos con Paramahansa Yogananda. El Bautista saluda al yogui y Paramahansa me pregunta qué estoy haciendo.

— ¿Juan el Bautista… el de Salomé? ¿No te dio miedo? (Risas)

—¡Ese mismo! Te vas a reír, pero en el sueño yo no podía articular la respuesta. Lo mismo le decía una cosa que le decía otra, tratando de explicarle .Con lengua trabada y todo. Entonces Paramahansa me interrumpe, mueve una mano indicándome que ya entendió y dice “Ah sí, periodismo espiritual”.

— ¿Periodismo espiritual?

—Sí y despierto sintiendo un poco de vergüenza pues era sencillo. Estuve vinculada al periodismo por muchos años, pero por alguna razón yo no unía una cosa con la otra. Además, no se habla de periodismo espiritual en los círculos profesionales. Ese concepto lo escucho de Paramahansa Yogananda por primera vez y —en lo que a mí se refiere— es correcto, aunque no lo puedo utilizar en ningún lugar porque no aparece como categoría o especialidad.

—Entonces tú eres la primera periodista espiritual.

— ¿Cómo voy a ser la primera? No digas eso. Siempre ha habido personas en la Tierra que hacen lo que yo hago.

—Pensándolo bien, es cierto, porque tu primer libro es una entrevista a Saint Germain.

—Lo es, pero no es hasta que se presenta Paramahansa, años después, que me acerco a la vertiente del trabajo periodístico a nivel espiritual o del trabajo espiritual a nivel periodístico, que para mí es lo mismo.

— ¿Y qué sucede luego?

—Pasé por un periodo de mucha introspección en el que meditaba de una manera muy profunda durante días y noches enteras. Lloraba lágrimas que ardían, algo que no era la primera vez que me pasaba y entonces me rapé la cabeza.

—Te rapas la cabeza… ¡Quiero ver la foto! (Risas)

—Sí. Me rapé la cabeza. Una de mis hijas me ayudó y mi esposo se echó a llorar cuando vio mi pelo, que me llegaba a la cintura, cayendo sobre la yerba en el patio de nuestra casa.

—Oye, pero tú eres extrema. Esa es toda una escena, la que acabas de describir.

—Sé que se escucha fuerte, pero las cosas se van dando y ves muy claro el próximo paso, aunque a los demás les parezca una locura. Lo importante es no forzarlo, porque no se trata de imponer, sino de que acepten tu proceso y te dejen ser.

— (Risas) ¿No te internaron?

—No, no me internaron, pero de alguna manera yo me había internado en mi interior y allí estaba sanando muchas cosas. Mi familia fue muy solidaria y mis compañeros de viaje espiritual, que son muchos, me asistieron en todo momento.

—Lo cuentas con una tranquilidad que impresiona.

—Siempre estuve tranquila. Hay algo por dentro que te da esa seguridad. Lo importante es que fue así como me preparé —o fui preparada, como se quiera ver— para mi servicio como escriba.

—Tú luces una persona muy serena y calmada. Estoy a tu lado y siento que me transmites tranquilidad. ¿Siempre fuiste así?

—No tanto como ahora. Cuando no había alcanzado este nivel de consciencia la paz se hacía nada con muy poco. Ya no es así. La mayor parte del tiempo estoy muy serena y muy tranquila.

—Amigos, el tiempo se nos acaba y esta cápsula llega a su fin. Marilya, se nos ha quedado casi todo en el tintero pues al parecer eres la mujer de las Mil Y Una Noches. Estamos encantados de conversar contigo; eres una escritora… corrijo, periodista espiritual muy interesante y esperamos que se repita.

— Encantada. Gracias a ustedes.

Entrevista realizada por Fernando González en el programa radial ‘Vida y Consciencia’, en febrero de 2010.